LAS MEJORES ZONAS EN LOS MEJORES DESTINOS

DÓNDE HOSPEDARSE EN MADRID

Dónde alojarse en Madrid

¿Cuál es la mejor zona para hospedarse en Madrid?

Si está pensando en realizar una visita a la capital de España, la mejor zona donde alojarse en Madrid es el centro de la ciudad , el distrito 1, que concentra  las principales atracciones turísticas de interés para sus visitantes.  Específicamente nos referimos a que se hospede cerca de la Puerta del Sol, que es la Plaza que no sólo representa el centro de Madrid, sino de toda España.

 

Tendrá una ubicación muy buena si su hotel está en los alrededores de ésta Plaza. A unos pasos tendrá El Museo del Prado, El Parque del Retiro, El Palacio Real, La Plaza Mayor, La Plaza Santa Ana, El Museo Thyssen Thyssen-Bomemisza y El Museo Nacional de Arte Reina Sofía.

 

Las principales calles de ocio y compras también se encuentran en el centro de Madrid: La Gran Vía, renacida últimamente como centro de ocio con la reconversión de los antiguos teatros donde actualmente se presentan los musicales de moda; la calle Serrano, donde se alojan las principales tiendas de marcas de lujo y el paseo de la Castellana, que recorre la ciudad desde la plaza de Colón, en el centro, hasta el Nudo Norte.

HOTELES MEJOR UBICADOS EN MADRID
Hotel   PRECIO MEDIO
Hotel Mirador Puerta del Sol
Montera, 6
74€ - 83$
Francisco I
Calle del Arenal, 15
98€ - 110$
Hotel   PRECIO MEDIO
Hotel Europa
Calle del Carmen 4
99€ - 111$
Hotel Regina
Calle Alcala 19
108€ - 121$
Hotel Room Mate Laura
Travesia de los Trujillos 3
113€ - 127$
Hotel   PRECIO MEDIO
Hotel Liabeny
Calle Salud 3
120€ - 134$
Hotel Preciados
Preciados 37
134€ - 150$

 

Si está interesado en saber dónde quedarse en Madrid, puede que también esté interesado en saber dónde alojarse en Barcelona, dónde alojarse en Sevilla, dónde alojarse en Granada y dónde alojarse en Lisboa.

La zona centro, la mejor zona donde hospedarse en Madrid

Madrid está dividido administrativamente en 21 distritos, que a su vez se subdividen en barrios. Como visitante, lo mejor es estar en el distrito del Centro, que cuenta con los barrios de Palacio, Embajadores, Cortes, Justicia, Universidad y Sol. En esta zona encontrará prácticamente todos los atractivos turísticos, comenzando por su corazón en La Plaza Puerta del Sol. Éste es el punto de encuentro de los madrileños, que acuden al centro para disfrutar de sus bares, restaurantes, teatros, compras y otras actividades de ocio.

 

En La Puerta del Sol estaba la antigua entrada oriental a Madrid. A finales del siglo XIX la zona fue transformada en una plaza para convertirse en el centro de la sociedad de los cafés. Hoy ofrece una forma de media luna. El lado recto, al sur, lo ocupa un austero edificio de ladrillo rojo. Esta plaza es el foco de muchos acontecimientos como la celebración de Nochevieja. Una baldosa en el suelo marca el kilómetro cero, considerado el eje de la red de carreteras española.

 

Los edificios frente a la Plaza, dispuestos en semicirculo, albergan modernas tiendas y cafés. En la esquina con la calle del Carmen hay una estatua de bronce que representa el símbolo de Madrid: el oso y el madroño.

 

A sólo 3 minutos de caminata por la Calle Mayor, llegará a la plaza del mismo nombre. La Plaza Mayor forma un espectacular espacio rectangular lleno de balcones, mansardas, pináculos e tejados inclinados de pizarra. Con su ambiente teatral, la plaza tiene un sabor típicamente castellano. Se construyó para albergar numerosos eventos, tanto corridas de toros y desfiles como ajusticiamentos y autos de fe, presenciados a menudo por los monarcas. La estatua ecuestre del centro representa a Felipe III, responsable de la edificación de la plaza. La plaza está hoy rodeada de cafés con terrazas que ofrecen la típica comida española. La puerta del sur da a la calle de Toledo y a las calles donde se instala el famoso mercadillo del Rastro. La escalinata de la esquina suroeste desciende bajo el arco de Cuchilleros y conduce a una zona llena de mesones tradicionales.

 

Otra corto paseo, de menos de 10 minutos lo llevará a otros de los principales atractivos: la Catedral de la Almudena y el Palacio Real. La Catedral es la Iglesia principal de la Archidiócesis de Madrid y dentro se encuentra la Imagen de Santa María de la Almudena, Patrona de la ciudad.  Frente a ésta encontramos la entrada al Palacio Real que, con una extensión de 135 mil metros cuadrado y 3 mil 418 habitaciones, es el Palacio Real más grande de toda la Europa Occidental. Actualmente no habitan aquí los reyes, pero sí se utiliza para ceremonias oficiales y tanto éste, como la Catedral de la Almudena se pueden visitar por dentro.

 

En el extremo este del distrito del centro, justo colindante con el del Retiro (3), encontramos el Paseo de Prado, donde se reúnen tres de los mejores museos del mundo: el Museo Nacional del Prado, el Museo Thyssen-Bornemisza y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

 

El Museo del Prado posee la mayor colección de pintura española del mundo, especialmente obras de Velázquez y Goya, que abarca del siglo XII al siglo XIX. También cuenta con impresionantes colecciones de autores extranjeros, sobre todo italianos y flamencos. El edificio de estilo neoclásico fue diseñado por Juan Villanueva en 1785 como gabinete y museo de Ciencias Naturales por encargo de Carlos III.

 

Por su parte, el Museo Thyssen-Bornemisza tiene una colección formada por obras de las escuelas inglesa, alemana, holandesa y primitiva italiana; mientras que el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía tiene una colección de vanguardias históricas españolas y autores del siglo XX como Picasso, Miró, Oteiza, Julio González, Tápies o Juan Gris.

 

Por el centro de Madrid pasan las principales arterias de la ciudad y una de las más bellas es la Gran Vía. Ofertas de entretenimiento, gastronómicas y de compras encontraremos en esta vía de 1.3 kilómetros que comienza en la calle de Alcalá y termina en la plaza de España. Cuenta con teatros de obras musicales, cines, hoteles y mucha variedad de tiendas que son accesibles a todos los presupuestos.  A mediados del siglo XIX, la floreciente clase media madrileña fue la responsable de la expansión de los límites de la ciudad, destruyendo casas y barrios pobres para permitir el ensanche. Las autoridades municipales repararon en la necesidad apremiante de una nueva gran avenida, una gran vía. La nueva calle dio a los arquitectos una oportunidad de demostrar sus habilidades, aglutinando en ella distintos estilos que incluyen algunos de los mejores ejemplos de arquitectura moderna de la capital. Hoy la Gran Vía sigue siendo una de las principales arterias de Madrid.

 

También por el centro pasa el  Paseo de la Castellana: el eje del Madrid moderno. Es una vía arbolada, cuyo recorrido ofrece la mayor concentración de edificios contemporáneos de la urbe. Al este, la Castellana bordea el elegante barrio de Salamanca, que debe su nombre al marqués que lo mandó construir y alberga numerosas tiendas de moda. Al suroeste están los barrios de Chueca y Malasaña, que ofrecen un ambiente más castizo. A la altura de la plaza de Colón, la Castellana pasa a denominarse paseo de Recoletos. Es desde esta vía por donde puede llegar al Estadio Santiago Bernabéu, sede del Real Madrid Club de Fútbol. Sin embargo, por la distancia le recomendamos utilizar el transporte público para llegar.

Otros barrios donde dormir en Madrid

 

 

Barrio de las Letras

 

Debido a su privilegiada ubicación, el llamado Barrio de las Letras supone una de las mejores opciones para alojarse en el centro de Madrid, ya que además de su encanto y oferta cultural, gastronómica y nocturna, desde esta zona es posible recorrer a pie los principales atractivos de la capital.

 

El Barrio de las Letras se encuentra delimitado por el Triángulo del Arte (Museo del Padro, Museo Thyssen- Bornemisza y Museo Reina Sofia) y el eje Plaza Mayor-Puerta del Sol, la estación de Atocha a poca distancia. Esta moderna estación, ubicada en el extremo del Paseo del Prado al que es posible acceder bajando por la calle Huertas, es considerada el centro neurálgico de la red de trenes de toda la península, y desde allí es posible tomar cercanías y trenes de media y larga distancia para viajar cómodamente a otros lugares de interés, realizando excursiones de un día (como por ejemplo a Toledo, Segovia, Segovia o Salamanca) o visitando prácticamente cualquier otro lugar de la península gracias a la reconocida infraestructura ferrovial española, pudiendo tomar un AVE que nos transportará a Valencia o Barcelona en apenas 3 horas.

 

El Barrio de las Letras es llamado así porque fue el lugar en el que tuvieron su hogar grandes escritores del Siglo de Oro de literatura española. Aquí vivió y murió Cervantes, autor del El Quijote, Quevedo y el dramaturgo Lope de Vega, cuya Casa Museo es posible visitar. Además, la zona conserva antiguos edificios bajos de hermosas fachadas y cuenta con numerosas zonas peatonales. La calle Huertas es su arteria principal, y ésta no sólo cuenta con una amplia gama de restaurantes y bares de tapas, sino que también es una de las mejores opciones si lo que buscas es disfrutar de la noche madrileña. En esta calle se encuentran numerosos bares de copas con diferentes ambientes frecuentados tanto por los madrileños como por los visitantes extranjeros y en los alrededores se encuentran algunas tabernas centenarias que siguen manteniendo el encanto del Madrid más castizo.

 

Al final de la Calle Huertas encontrarás la Plaza de Santa Ana, con sus amplias terrazas y el Teatro Español, y un poco más allá, la plaza del Ángel, donde se ubica el famoso Café Central, ofreciendo sesiones de jazz en vivo casi todos los días de la semana.

 

 

Malasaña

 

El barrio de Malasaña albergó en los 80 la llamada “Movida Madrileña”, el movimiento cultural que modernizó a la juventud española tras la dictadura. Hoy en día, Malasaña se ha convertido en la zona más “cool” y underground de la capital, modernizando su aspecto pero conservando al mismo tiempo su esencia joven y rompedora.

 

Malasaña cuenta con una excelente ubicación ya que delimita con los barrios de Chueca, Alonso Martínez y la famosa Gran Vía. En su epicentro encontraremos la Plaza del Dos de Mayo, donde se conserva el arco monumental que daba entrada al viejo Palacio de Monteleón y una estatua en homenaje a Manuela Malasaña, heroína del levantamiento del 2 de mayo. Además, en la zona de Malasaña encontraremos la calle Fuencarral, plagada de tiendas para ir de compras, y en las plazas y callejuelas adyacentes, una infinidad de librerías independientes, bares de ambiente “hípster”, tiendas de ropa vintage y boutiques con todo tipo de accesorios para adornar los atuendos de las tribus urbanas.

 

Las calles de Malasaña son también conocidas por su oferta nocturna porque aquí se encuentran muchos de los mejores bares de música independiente de Madrid, algunos supervivientes de la mítica “Movida” como el Penta o la Vía Láctea, así como discotecas como por ejemplo el club Pachá, ubicado en las cercanías de la concurrida plaza del metro de Tribunal. La zona está llena de restaurantes y sus plazas plagadas de terrazas donde tomar algo, pero quizá la más famosa es la Calle del Pez, recorrida de cabo a rabo por decenas de concurridos bares de tapas. Además, en Malasaña también encontraremos numerosos teatros como el Teatro Maravillas, el Teatro Victoria y locales con espectáculos de microteatro, que son una alternativa a la oferta clásica de Gran Vía.

 

Malasaña es el barrio ideal para alojarse si lo que buscas es rodearte de un ambiente joven y moderno a poca distancia del resto de atractivos de la ciudad, aunque deberás tener en cuenta que no se trata de un área caracterizada por su paz y tranquilidad. Se trata de una zona segura como el resto de la ciudad, aunque deberás tener en cuenta que si paseas por la zona durante la noche noches existe la posibilidad de toparte con prostitutas ofreciendo sus servicios en algunas calles, especialmente en la calle Fuencarral y la calle Montera al cruzar la Gran Vía, y puede que no sea la mejor opción para disfrutar de silenciosas noches.

 

 

Chueca

 

El barrio gay de la capital madrileña es la mejor opción si lo que buscas es recorrer los mejores bares y discotecas de ambiente de Madrid. El barrio de Chueca se ha convertido en una de las capitales mundiales LGTB y es conocido por su ambiente desenfadado, tolerante y alternativo.

 

La zona cuenta con excelentes hoteles de modero diseño, variados restaurantes con lo mejor de la cocina española e internacional y una amplia oferta comercial. La calle Fuencarral delimita el barrio de Chueca con Malasaña, y al otro lado encontraremos la Plaza de Cibeles dando comienzo al Paseo del Arte, por lo que resulta una ubicación de lo más conveniente para recorrer el resto de la ciudad a pie o en transporte público. Si planeas visitar Madrid a principios de Julio, ten en cuenta que Chueca es el centro neurálgico de las celebración del Orgullo Gay y tanto sus calles como los alojamientos acogerán miles de turistas de todo el mundo, para bien o para mal.

 

 

La Latina

 

No se puede decir que se conoce realmente Madrid sin haber tomando unas cañas un domingo en La Latina. Esta zona, conocida por los bares y terrazas que rodean la Plaza de la Cebada, es una de las más animadas durante los fines de semana y los meses de verano, ofreciendo una infinidad de opciones para degustar vinos y tapas. Además, también en este barrio se encuentra el reformado Mercado de San Fernando, ofreciendo todo tipo de productos gourmet con lo mejor de la gastronomía española, y algunos de los restaurantes más legendarios de la capital, como Casa Lucio o el restaurante y tablao flamenco Corral de la Morería. La Latina ocupa gran parte del llamado “Madrid de los Austrias”, que es la zona más antigua de la capital y la que es considerada como centro histórico de la urbe, por lo que muchas de sus calles conservan la estructura urbanística de la época medieval y cuenta con numerosas y serpenteantes calles peatonales.

 

En esta zona se encuentran algunas de las joyas arquitectónicas más conocidas de Madrid como por ejemplo la Iglesia de San Francisco el El Grande, la Plaza Mayor en las cercanías y desde sus calles puede vislumbrarse la Catedral de la Almudena, la cual se ubica muy cerca del Palacio Real, a donde es posible acudir dando un agradable paseo a pie a través de los jardines de las Vistillas. Es en estos jardines es donde se celebran las conocidas verbenas de San Isidro a mediados de mayo, por lo que si planeas visitar la capital en esta época, podrás contar con conciertos al aire libre y decenas de puestos de comida y bebida. Además, todos los domingos del año, las calles de La Latina se llenan de cientos de puestos donde comprar ropa, antigüedades y todo tipo de objetos en el conocido mercadillo de “El Rastro”. Alojarse en La Latina ofrece la oportunidad de disfrutar de la historia de la capital e impregnarse del ambiente del Madrid más castizo, aunque deberás tener en cuenta que los hoteles más cercanos al Palacio Real resultan más convenientes que los cercanos a Puerta de Toledo, ya que están más alejados del centro.

 

 

Salamanca

 

El barrio de Salamanca es el más elegante de la capital y donde se encuentra “la milla de oro” de la capital española. Sus calles, distribuidas de forma regular y ordenada en forma en forma de damero, muestran edificios de espectacular calidad arquitectónica admirados por la belleza de sus fachadas, y en sus avenidas el ambiente es tranquilo, sosegado, sin las aglomeraciones turísticas de otras zonas más cercanas a la Puerta del Sol. En esta lujosa zona residían las élites políticas y económicas del país, aunque hoy en día su uso residencial convive con otras actividades como la empresarial, la diplomática y, especialmente la comercial, ya que es alrededor de las Calles de Serrano, Claudio Coello y Ortega y Gasset se encuentran numerosas boutiques y tiendas de lujo. Además, en esta exclusiva zona se ubican algunos de los mejores restaurantes con estrellas Michelín y los bares de copas más elegantes de la capital.

 

Desde el barrio de Salamanca es posible pasear hasta el agradable Parque del Retiro y existen buenas conexiones para ir al centro tanto en transporte público como en un corto trayecto en taxi, así que resulta una excelente opción para disfrutar del lujo y la tranquilidad a poca distancia del casco histórico.

 

 

Lavapiés

 

El barrio de Lavapiés, ubicado a poca distancia del Museo Reina Sofía y la Estación de Atocha, es la zona más multicultural de la capital ya que en ella habitan madrileños de adopción de diferentes culturas y etnias. Este barrio, habitado tradicionalmente por las clases populares, ha ganado fama entre los turistas en los últimos años gracias a lo asequible de sus precios, su excelente ubicación y la modernización de los bares y restaurantes de la zona. Muchos de los vecinos del barrio no gustan de la gentrificación que ha tenido lugar en sus calles, por lo que quizá el ambiente no resulte tan “amigable” hacia el turista como en el resto de zonas de Madrid, pero resulta una opción conveniente si lo que buscas es empaparte del carácter multicultural y auténtico sabor del Madrid de clase media. Sus calles, empinadas, estrechas y de trama irregular conservan su origen medieval y están plagadas de bares y restaurantes de todo tipo. Además, la zona es conocida por su activa actividad cultural ya que en ella se encuentran algunas de las galerías de arte más conocidas de la capital.

¿CUÁL ES SU ZONA PREFERIDA?


DESTINOS DESTACADOS