LAS MEJORES ZONAS EN LOS MEJORES DESTINOS

DONDE ALOJARSE EN SAN PETERSBURGO

Dónde dormir en San Petersburgo

¿Cúal es la mejor zona para alojarse en San Petersburgo?

El centro histórico de la ciudad rusa  y sus alrededores son la mejor zona para hospedarse, ya que cuentan con lujosos hoteles de cuatro y cinco estrellas y apartamentos turísticos que cumplen las expectativas más exigentes. Precisamente, el centro histórico y los conjuntos monumentales anexos a éste son Patrimonio de la Humanidad desde hace más de dos décadas.

 

Los edificios más emblemáticos de esta ciudad imperial, concentrados principalmente en el casco antiguo, combinan distintos estilos arquitectónicos, como el barroco y el neoclásico. Así, el centro histórico alberga, entre otros iconos, la Fortaleza, la catedral de San Pedro y San Pablo, el Palacio de Invierno, el parque Lenin y  Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada.

 

Por tanto, el centro histórico de esta bonita ciudad bañada por el río Neva y llena de islas y canales (se la conoce como la "Venecia del norte"), es la opción más interesante para hospedarse por la gran oferta hotelera de que dispone y por contar con los lugares más emblemáticos de la ciudad y una amplia variedad de restaurantes y locales de ocio nocturno.

HOTELES MEJOR UBICADOS EN SAN PETERSBURGO
Hotel   PRECIO MEDIO
Comfort Hotel
Bolshaya Morskaya St., 25
57€ - 69$
Casa Leto Private Hotel
Bolshaya Morskaya St., 34
60€ - 73$
Hotel   PRECIO MEDIO
Pushka Inn Hotel
Reki Moiki Emb., 14
111€ - 134$
Angleterre Hotel
Malaya Morskaya Ulitsa, 24
120€ - 145$
Hotel   PRECIO MEDIO
Kempinski Hotel Moika 22
Reki Moiki Emb., 22
169€ - 204$
Four Seasons Hotel Lion Palace St. Petersburg
Voznesenskiy Ave., 1
421€ - 509$

 

Si está interesado en saber dónde quedarse en San Petersburgo, puede que también esté interesado en saber dónde alojarse en Moscú, dónde alojarse en Helsinki y dónde alojarse en Varsovia.

El centro de la ciudad, la mejor zona dónde alojarse en San Petersburgo

Centro de San PetersburgoA pesar de que no es la capital de Rusia, San Petersburgo es la ciudad más turística del país, un importante centro económico y político, y la segunda ciudad más poblada. Fundada en 1703 por el zar Pedro el Grande con la intención de que fuera la ventana de Rusia hacia el mundo occidental, San Petersburgo fue capital del Imperio ruso durante más de dos siglos y, desde 1918, Moscú ocupa ese lugar.

 

El vasto centro histórico de la ciudad, que concentra infinidad de alojamientos variados y adaptados a la necesidad del visitante, puede recorrerse a pie o bien tomando algún transporte público, como el autobús, el tren, algún barco que conecte las distintas islas que conforman San Petersburgo, o el popular y eficaz metro, que merece una visita de por sí, ya que es el más profundo del mundo (alcanza los 110 metros) y muchas estaciones cuentan con una esmerada y rica decoración que plasma algún acontecimiento histórico relevante del país o algún personaje histórico.

 

Ubicada sobre una zona pantanosa en el río Neva, se halla la Fortaleza de San Pedro y San Pablo, el núcleo original de la bella ciudad. Allí se edificó un bastión de defensa entorno al cual se construyó el resto de la ciudad. Para llegar a ella se debe cruzar el Puente de San Juan (uno de los 700 que surcan en la ciudad), que da paso a la Puerta de San Juan y ésta, a su vez, a la Puerta de San Pedro, la entrada principal al recinto, rodeado de unos preciosos y extensos jardines que albergan la estatua del zar Pedro el Grande, el creador de la urbe y quien da nombre a la iglesia que está dentro de La Fortaleza, la Catedral de San Pedro y San Pablo. Ésta es un templo ortodoxo ruso que fue la iglesia catedral de la ciudad hasta 1859 (ahora lo es la Catedral de Nuestra Señora de Kazán), y que se ha convertido en un museo, aunque a veces también se celebran servicios religiosos. El campanario está separado del cuerpo de la propia iglesia, algo característico de los templos ortodoxos y desde el baluarte Trubestskoi se pueden contemplar unas bonitas vistas a la ciudad.

 

El Palacio de Invierno, residencia oficial de los zares de Rusia, es un edificio ostentoso construido con la intención de reflejar la grandeza y el poder de la Rusia imperial. El palacio actual es el cuarto que se construyó, tras haberse remodelado en varias ocasiones por distintos motivos, como un incendio que lo destruyó casi totalmente. El fastuoso palacio, cuya fachada barroca de peculiar color verde tiene 150 metros de longitud y una altura de hasta 30 metros, tiene 1.500 habitaciones y es la sede del Museo del Hermitage, una de las mayores pinacotecas y museos de antigüedades del mundo, que alberga una colección de más de tres millones de piezas.

 

Ubicada en la plaza de San Isaac y con una altura de 101,5 metros, la Catedral de San Isaac, la más grande de las iglesias de la ciudad, es también uno de los principales atractivos turísticos de ésta. Al lado de esta plaza se encuentran otros lugares de interés, como la Plaza del Senado con el "Jinete de Bronce" y el Palacio Mariinsky, el último palacio imperial ruso de estilo neoclásico edificado en San Petersburgo. Otro edificio relevante es la Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada, sin duda, una de las más turísticas. Construida en el lugar del asesinato del zar ruso Alejandro II, este templo destaca por su decoración multicolor y sus cinco cúpulas chapadas en cobre y esmalte de distintos colores, siendo un punto destacado y distintivo en la arquitectura de San Petersburgo.

 

Esta última iglesia se encuentra muy cerca de la avenida Nevsky, un escaparate de la riqueza económica que disfrutan unos pocos, y a lo largo de esta calle comercial y financiera se sitúan infinidad de cafés (como el histórico Café Eliseevski), restaurantes, tiendas de ropa y joyerías. En esta majestuosa avenida, que une el Almirantazgo, un antiguo astillero del siglo XIX, con el Monasterio de Aleksandr Nevski, que alberga dos iglesias barrocas, también se encuentra la Catedral de Nuestra Señora de Kazán, la catedral principal de San Petersburgo. Inspirada en la Catedral de San Pedro de Roma, la Catedral fue construida a principios del siglo XIX y consagrada a la Virgen de Kazán, el icono más venerado de Rusia.
En la explanada de la Catedral también se pueden visitar la Casita de la Barca y la Ceca, que contiene una excelente exposición de numismática, y detrás de la cual se hallan dos antiguas cárceles, la Cortina de Catalina y el Bastión de Trubeckoj, en el que se torturaba a los presos políticos.

 

Traspasando la Puerta Vasilevskiy se llega al Parque Lenin, ubicado en la isla de Petrogrado. Este inmenso pulmón urbano por el que merece la pena dar un paseo, acoge el Zoológico, el Planetario y el Arsenal, sede del Museo Histórico-Militar de Artillería, Ingeniería Militar y Comunicaciones Militares con una colección de armas que van desde el tiempo de los escitas y sármatas hasta la Segunda Guerra Mundial.

 

 

Hoteles en el Centro de San Petersburgo

¿CUÁL ES SU ZONA PREFERIDA?