LAS MEJORES ZONAS EN LOS MEJORES DESTINOS

DONDE ALOJARSE EN DUBROVNIK

Dónde dormir en Dubrovnik

¿Cúal es la mejor zona para alojarse en Dubrovnik?

El casco antiguo amurallado es la maravilla de Dubrovnik, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es el lugar donde todos soñaríamos alojarnos, aunque es casi imposible, ya que dentro del casco antiguo de la preciosa ciudad croata sólo hay dos hoteles y son bastante caros.

 

Por ello, una buena opción si viajas a Dubrovnik es alojarte cerca del casco antiguo, en los alrededores de éste (barrios de Lapad y Ploce), donde hay una amplia oferta hotelera adaptada a todos los bolsillos, además de espectaculares playas cristalinas que hacen las delicias de los bañistas, y desde allí se puede ir a pie o bien en autobús hasta la fortificación más famosa del Adriático. A las puertas de ésta y en un radio cercano, hay muchos restaurantes y bares, aunque los mejores los alberga el interior de la muralla, un lugar de cuento de hadas en el que perderse entre la historia mientras vas de compras, disfrutas de una terraza o degustas la exquisita gastronomía dálmata.

HOTELES MEJOR UBICADOS EN DUBROVNIK
Hotel   PRECIO MEDIO
Hotel   PRECIO MEDIO
Hotel Adria
Radnicka 46
56€ - 65$
Hotel Lero
Iva Vojnovica 14
65€ - 75$
Grand Hotel Park
Šetalište kralja Zvonimira 39
89€ - 103$
Berkeley Hotel & Day Spa
Andrije Hebranga 116A
112€ - 130$
Hotel   PRECIO MEDIO
The Pucic Palace
Ulica od Puca 1
144€ - 167$
Hotel Excelsior
Frana Supila 12
148€ - 172$
Hilton Imperial Dubrovnik
Marijana Blazica 2
269€ - 312$
Grand Villa Argentina
Frana Supila 14
400€ - 464$
Villa Orsula
Frana Supila 14
776€ - 900$

 

Si está interesado en saber dónde quedarse en Dubrovnik, puede que también esté interesado en saber dónde alojarse en Split, dónde alojarse en Hvar o dónde alojarse en Zagreb.

El casco antiguo, la mejor zona donde alojarse en Dubrovnik

 

Recorrer el casco antiguo de Dubrovnik lleva su tiempo, ya que está compuesto por 16 torres desde las cuales se divisa una panorámica espectacular del mar Adriático y de la preciosa y turística ciudad, considerada la perla del Adriático.

 

Aunque el origen de las murallas se remonta al siglo X, cuando se construyeron como protección a los ataques piratas, se restauraron en el siglo XVII. A ellas se accede a través de la histórica Puerta de Pile, que muestra el antiguo puente levadizo que servía de protección al acceso al recinto amurallado. Una vez se atraviesa se entra en Stari Grad (ciudad vieja), un inmenso museo que sufrió graves bombardeos en la Guerra de los Balcanes, pero actualmente está ya completamente recuperada.

 

A ambos lados de la calle principal, llamada Stradun, se hallan tiendas de recuerdos y souvenirs, heladerías, cafés y coquetos restaurantes con terrazas en las que disfrutar del bello entorno. Al final de la calle llega a la plaza Luza, donde se encuentra la majestuosa Torre del Reloj, que porta a dos gatos de bronce que dan las campanadas.

 

La ciudad vieja también acoge edificios emblemáticos, como el Palacio del Rector, de estilo barroco, la iglesia barroca de San Blas (que alberga al patrón de la ciudad), el Palacio Sponza, de estilo renacentista y gótico, que hoy en día acoge un archivo histórico con más de 7.000 volúmenes y la Catedral católica de la Asunción, que alberga numerosas reliquias y relicarios y es famosa por sus finos altares, incluyendo uno elaborado en mármol violeta. Además de los ya citados, la ciudad vieja guarda dentro de sí un monasterio franciscano y otro dominicano, la enorme y circular Fuente de Onofrio, de la que se conservan originalmente los mascarones en piedra de los que mana el agua, que se encuentra junto al Convento de Santa Clara.

 

Dentro de las murallas, que albergan un entramado de callejuelas estrechas y pintorescas en las que perderse, tienen lugar numerosos espectáculos de artistas callejeros, así como con animales, y la música en vivo y en directo ameniza la velada a quienes comen o cenan en uno de los restaurantes que allí se encuentran. Y detrás de la conocida puerta de Ploce de la ciudad vieja se halla la playa de Gradska Plaza, conocida como la playa de la ciudad, en la que vale la pena darse un baño mientras se divisa la fortificación de Dubrovnik y se admira la preciosa isla de Lokrum, una reserva natural a la que se puede acceder en ferry en tan sólo 10 minutos y que alberga las ruinas de un monasterio benedictino, un jardín botánico y una playa rocosa para nudistas.

 

Los barrios adyacentes de Lapad, Gruz y Ploce

 

A ambos lados del recinto amurallado, siguiendo la línea costera, se encuentran dos barrios que, por su cercanía al casco histórico de Dubrovnik, son ideales para alojarse y permiten al visitante llegar hasta la parte antigua dando un paseo de unos 20 minutos o bien cogiendo los autobuses 5 y 8, que llevan hasta las puertas de las murallas.

 

Al noroeste de éstas, en la parte occidental del casco antiguo, se halla Lapad, un barrio que destaca por la enorme belleza de sus edificios góticos y que dispone de una amplísima oferta hotelera y de una ubicación excepcional sobre la costa y al pie del monte Petka. Allí también se encuentran las mejores playas costeras de Dubrovnik, unos paisajes inigualables, y edificios emblemáticos, como la Iglesia de la Virgen de la Misericordia, el Museo Arqueológico y el Museo de Historia Moderna.

 

Al norte de Lapad, adyacente a éste, se encuentra el barrio de Gruz, en cuya bahía se halla el principal puerto de Dubrovnik, su mayor mercado y la estación central de autobuses. Muy bien comunicado con el casco antiguo en autobús, Gruz dispone de alojamientos hoteleros exclusivos y otros más asequibles para el viajero.

 

Y al este del casco antiguo se halla el precioso barrio de Ploce, que alberga una amplia oferta de establecimientos hoteleros con una ubicación privilegiada respecto a Stari Grad. En Ploce también hay numerosos edificios importantes, como el Museo de Arte Moderno y el Fuerte de Revelin, desde el que antiguamente despegaba el funicular por el que se accede al monte Sergio y en el que está ubicado el Fuerte Imperial, creado por Napoleón en 1808, desde donde se pueden disfrutar de unas vistas increíbles de la ciudad.

 

¿CUÁL ES SU ZONA PREFERIDA?